domingo, 25 de diciembre de 2016

'Viajeros': ciencia ficción de la buena

    
    Los viajeros llegan del futuro para evitar la destrucción de la Tierra. Hasta ahí nada nuevo. Lo que es original es cómo llegan y cómo se organizan para luchar contra quienes quieren convertir el Planeta en comida para perros.

    Junto a unas tomas originales y a un montaje ágil, la serie se va introduciendo, poco a poco y sin remedio, en la psique del espectador que ya no puede dejar de verla hasta que se desvelen todos los enigmas que la envuelven desde un principio.

    Hay golpes de mano, acción, misterio, escenas duras y un guion más que logrado. Es perfecta para los amantes del thriller con alma, la acción con toques inesperados y la ciencia ficción bien parida.

    El grupo de cinco 'viajeros' mandados desde el futuro por el misterioso 'director' tomarán como huéspedes a una discapacitada, una mujer del lumpen, un agente del FBI, un yonqui y un estudiante macarra.

    A partir de ahí, la trama irá cada vez a más, complicándose y haciéndose más que atractiva hasta atrapar al espectador en sus misteriosas garras.

    Vale la pena disfrutar de esta ficción de calidad, de notable alto, rozando con el sobresaliente.

jueves, 22 de diciembre de 2016

'Abducidos', de Spielberg: aburrimiento absoluto

    'Abducidos', de Steven Spielberg, es aburrida. Versa sobre un grupo de humanos capturados por los extraterrestres de cuerpos alargados y cabezas en forma de cebollino, a los que hacen maldades para luego darles poderes, que no pueden usar porque sino enferman, y de un militar muy malo con una mujer amarrada al frasco que quiere que el presidente de EEUU declare a la guerra a los hermanos feos de ET (que es mucho decir).

    La ambientación de EEUU a principios de los años 60 es perfecta, pero la trama y su desarrollo es una "tontá" que dirían los de 'Muchachada nuí'.

    Para estremecerse y engancharse con el tema de los alienígenas que nos visitan, nada mejor que 'Expediente X'.

    No merece la pena perder ni un momento con esta creación de Spielberg que carece de interés alguno.

lunes, 19 de diciembre de 2016

'The OA': enigmática, mágica y poderosa

        
    Cuesta medio capítulo engancharse, pero cuando lo haces, no la dejas. Es de las series que tienen duende, un secreto tan oculto que te absorben la mente y te alejan de la realidad.

    Es rara, en el buen sentido, en el de la originalidad. Mezcla misterio, con magia, ciencia ficción y cierto aire a aventura a lo 'Stand by me'.
    Una chica ciega reaparece siete años después con la vista intacta. Pero lo hace intentándose suicidar. Su regreso al barrio lo hará transformada. Con una especie de poderes. Allí, reclutará un grupo de frikis inadaptados para montar un grupo muy especial.


    Mientras, relatará la historia de su vida (entre trágica, solitaria y alegre) y de su extraño cautiverio. Lo paranormal, los ángeles, el infierno y las realidades paralelas juegan un papel muy importante en este drama de misterio y hechos inexplicables.

    Es una historia que mezcla realismo mágico con puntos de Stephen King y secuencias de crueldad juvenil.


    Nada es lo que parece, nunca llegamos al final del porqué y los buenos muy pocas veces alcanzan sus objetivos.

    En definitiva, es una joya excelentemente protagonizada por Brit Marling. Paz Vega, que hace de guitarrista cubana, se une en la parte final de los ocho capítulos de esta primera temporada. 

    No os la podéis perder; os entretendrá en la misma medida que provocará miedos, tensión y hará fluir la adrenalina a raudales.

jueves, 15 de diciembre de 2016

'Spectral': normalita

    'Spectral' es una película de ciencia ficción que juega a ser más de lo que logra. Se puede ver, es normalita, de esas que son para pasar el rato y no le pidas mucho más.

    No es una película penosa, pero podría haber sido un referente. Cuando descubres a qué tipo de monstruo se enfrentan en esta ocasión los marines, ya deja de tener interés.

    El misterio se basa en unas extrañas formas desconocidas que en Moldavia arrasan con los soldados americanos enviados a luchar contra el corrupto régimen que domina el país.

    Lo mejor, la actuación del protagonista principal James Badge Dale que, en esta ocasión, interpreta a un científico comprometido, inmerso en la brutalidad de la guerra.

    Badge se me quedó en la retina porque da vida a un maniático en la excelente 'Los hermanos Donnelly', bordando el papel de dulce repartidor de tartas con doble personalidad. Llega a dar miedo.

    'Spectral' es prescindible, una más, típica y tópica. Pero si eres un amante de la acción y la ciencia ficción, la puedes ver. Un rato entretenido... y a otros temas. 

viernes, 9 de diciembre de 2016

'Orphan Black': sorprendentemente buena

       
    'Orphan Black' es una sorpresa más que agradable. Divertida, misteriosa y sangrienta a partes iguales. Empieza como un juego y se desarrolla como un auténtico thriller trufado de momentos de humor.

    La protagonista, Sarah Manning (Tatiana Maslany), es una huérfana criada por una mujer que ahora le cuida a su hija. Una perdida de la vida con un hermano también sin padres, gai, artista y tremendamente surrealista y divertido, llamado Félix Dawkins (Jordan Gavaris).

    En una estación de metro ve como una mujer idéntica a ella se suicida y decide adoptar su personalidad... a partir de ahí se sucede una trama cargada de misterio, acción, conjuras, conspiraciones, muertes y experimentación con las clonaciones humanas.

    A la tensión creciente se suman los instantes desternillantes como los protagonizados por la madre futbolera y pija, la pija científica y el hermano gai. Este último escenifica dos momentos totales: el de la pintura del cuadro, cuando cuida a los hijos pequeños de la pija y cuando liga en la morgue.

    Entre medias, la protagonista, que en su nueva vida impostada es policía, deberá hacer frente a situaciones de extremado riesgo y de engaño a sus compañeros.

    En definitiva, toda una gozada de serie, excelentemente interpretada por Tatiana MaslanyJordan Gavaris.

domingo, 20 de noviembre de 2016

'Los hermanos Donnelly': exquisita y durísima serie sobre la mafia

       
    'Los hermanos Donnelly' es una exquisita, divertida y dura serie sobre la mafia. Estos cuatro hermanos metidos a capos casi sin quererlo protagonizan una historia plagada de interés: crímenes, extorsión, juego, alcohol, amor, traiciones...

    Se refleja una trama entre 'El clan de los irlandeses', 'Mystic river', 'Una historia del Bronx' y 'Uno de los nuestros'.

    El personaje principal es el segundo de los hermanos, Tommy (un excelente Jonathan Tucker), estudiante de arte, duro y sensible, a la vez, que siempre ha tenido que salvar de problemas al resto. Sobre todo, al drogata, pendenciero y psicópata hermano mayor, Jimmy (Tom Guiry).


    Completan esta familia desajustada, que poco a poco se hace con el control de un barrio de Hell's Kitchen, enfrentados al clan italiano y en dura pugna con el sanguinario Dokey Farrel (aficionado a cortar con un hacha los dedos de los pies de sus enemigos), el ludópata y algo atontado Kevin, y el guaperas pichabrava Sean.

    A la historia principal de secuestros y lucha por el poder entre mafiosos establecidos y estos imberbes brutotes de mala baba, se une la de amor-odio-rechazo-pasión entre la bella camarera Jenny Reilly (pedazo de papel para Olivia Wilde) y Tommy.

  Es una genial serie porque en todas las acciones que se suceden subyace la eterna lucha entre el bien y el mal, el remordimiento y la obligación de hacer cualquier cosa por la familia.

    Además, nunca te imaginas por dónde va a ir la trama. Los giros y las acciones son impredecibles. Y la brutalidad de muchas de ellas no nos dejan descansar. 


    Tienen su punto el original narrador de la 'Epopeya de los Donnelly', Joey 'Helado', quien también aporta humor y relajación; la posesiva madre irlandesa; y el pequeño capo italiano Nicky Cottero (el siempre perfecto Kirk Acevedo). Por cierto, el jefe irlandés Dokey Farrell da miedo (excelente y terrorífico Peter Greene). 

    Vamos, que es una joyita del cine para televisión, rodada en 2007.

domingo, 13 de noviembre de 2016

'Estocolmo': mentiras, sexo y muerte

        
    'Estocolmo' es una serie diferente. Mezcla la lucha por liderar los índices de audiencia televisivos con una profunda -y peligrosa- investigación policial sobre una poderosa organización criminal de trata de mujeres.

    Con varios flash back la situación nos ofrece a una extraña pareja (el fiscal y la hija del magnate de la comunicacoon) entrevistada en el prime time. Cuando todo va al traste al recibir ella un extraño mensaje de móvil.

    Desde allí nos vamos a tres años atrás cuando el fiscal y la presentadora, hija del magnate, se enfrentan por los escasos resultados de la investigación es este a la hora de descubrir el paradero de una joven desaparecida. Mientras, aparecen chicas muertas en un embalse.

    La verdad es que esta producción argentina tiene buena factura y atrapa. Sobre las imágenes flota un ambiente opresivo del mejor thriller. Nos atrapa y nos lleva a querer saber más de la trama.

    La crítica al sistema judicial y político es clara, así como a los medios de comunicación sin escrúpulos que hacen cualquier cosa por lograr mayores índices de audiencia.

    Eso sí, hay algunos momentos en que algún secundario e incluso la protagonista, Juana Viale, flaquean: como pasa en España, la sobreinterpretación chirría.

'Blindspot': un comienzo prometedor

    'Blindspot' en su primer capítulo es una serie potente y original. Queremos sabes quién es esa mujer amnésica que aparece sembrada de tatuajes dentro de una bolsa en pleno Time Square.

    Poco a poco va demostrando sus habilidades en el combate cuerpo a cuerpo, con las armas y los idiomas. Es básico uno de su tatuajes para dar con un terrorista chino antes de explosionar la Estatua de la Libertad.

    En la espalda, en grandes letras, esta mujer, que renace desde cero, puesto que su memoria está en blanco, lleva el nombre y apellido de un agente del FBI que se convertirá en su nueva referencia vital: Kurt Weller.

    No me ha desagrado en primer capítulo. La cuestión es ver cómo continúa la serie. La amnesia de una ex marine, como parece ser esta mujer, no es nada original, Nikita lo hace mucho mejor.

    Sin embargo, sí necesitamos conocer quién es el hombre pelirrojo que los sigue de cerca y que aparece en los escasos recuerdos de esta Jane Doe (Juana Nadie).

    A ver qué tal se nos da... 

domingo, 6 de noviembre de 2016

'The Expanse': a ostias en el espacio

 
    El espacio es como el 'far west': si no desenfundas más rápido que el más zopenco del bar, eres hombre muerto. Entre los ataques de los marcianos, las revueltas de los cintorinianos y la falta de oxígeno, los protagonistas las pasan canutas.

    Buen ritmo y suspense en una obra de ciencia ficción futurista en la que algún metepatas intenta llevar a la Tierra y a Marte a la Guerra a cuenta de las colonias de los Cinturones de asteroides donde van justos a aire y agua.


    Interesante el personaje de Josephus Miller, detective en Ceres, capital del Cinturón, émulo de Harrison Ford en 'Blade runner'. Borracho, perdedor, autocastigado, decadente, pendenciero... Solo contemplar las investigaciones y las conjuras a las que se ve obligado a enfrentarse, vale la pena. El actor Thomas Jane se sale.

    La tripulación cinturiana de una nave que lleva hielo a Ceres también es de aúpa, algo así como la de 'Alien'. El piloto giracasacas, el doctor atontado, la mecánico jefa, el matón mazas y el guapo listillo.


    Lo malo es que caen en manos de los marcianos, unos tipos de cuidado, con armamento de aúpa, y peores que los 'Hell Angels' con trajes caros y gomina.

    Los combates entre naves, las peleas entre terrícolas, marcianos y cinturianos, las conspiraciones que golpean a unos y otros, de manera alternativa, y el intenso suspense, provocan que el espectador se enganche y quiera más y más.

    La serie pinta muy bien, Mantiene el interés en todo momento. No se sabe quién va a atizar a quién, en qué momento, cómo o por qué, ya que se rifan ostias a todas horas.

sábado, 5 de noviembre de 2016

'Glitch': ¿por qué los muertos son tan plastas?

    Como si salieran de un 'Gandía Shore' o de una pelea de barro, los muertos aparecen como setas en un cementerio australiano. Surgen de sus tumbas, aburridos de la humedad y la oscuridad eternas.

    Los ve salir un joven aborigen de 16 años que los graba con el móvil se encariña con uno de ellos: el fanfarrón bebedor Paddy Fitzgerald, quien resulta ser el alcalde de Yoorana allá por el año 1800 y que regresa a la vida para beber cerveza en el pub del pueblo.


    Entre los resucitados los hay de todas las épocas y pelajes. Está Kate Willis, la ex mujer del único poli del condado, James Hayes, fallecida dos años antes de cáncer. Apenas recuerda su pasado y mucho menos que falleció.

    Está el ama de casa, temerosa de Dios, nacida en 1930, muerta 30 años después, y que vuelve a pasearse por la tierra.

    Y Charlie, el joven granjero muerto 100 años atrás.


    Tras ver el primer capítulo y parte del segundo, echo en falta un poco más de acción, cierto ritmo en una serie que se asemeja a la magnífica 'The Returned'.

    Quieres saber por qué tan diversos muertos regresan a la vida. ¿Cuál es su función tras estar nuevamente en la Tierra? Por eso habrá que seguir viéndola, aunque no acabe de convencer la trama ni los personajes.

    Sobre todo el misterio del hombre agresivo que apenas habla, el motivo de por qué cuando los resucitados cruzan el término municipal se desintegran y qué pasará con el poli y su exmujer, teniendo en cuenta que el agente se ha casado de nuevo.

    PD: Desternillante la relación entre el joven aborigen y el exalcalde Paddy.

sábado, 15 de octubre de 2016

'Sobrenatural 11': superior, sangre y acidez 'made in' Winchester

 
    No he acabado los 20 capítulos, voy por el quinto y estoy disfrutando de las aventuras de los hermanos Winchester como nunca. 

    Tras la 10ª temporada, más bien normalita, ni muy buena ni muy mala, para pasar la tarde de domingo en mesa camilla comiendo pipas, este mes de octubre de 2016 se puso a la venta el dvd de la 11ª temporada... y es superior, con sabor a añeko, como si fuera un whisky de malta de 25 años.

    Cabe destacar el capítulo 13, que es de órdago. Dean se levanta con resaca, aturdido va a la nevera, traga comida china pasada y la escupe. "Dean llevas un chupetón en el cuello", le advierte el observador Sam, Sammy. "Ayer era San Valentín y lo siento: soy un romántico incurable. Solo cumplo con mi deber de ayudar a las damas sin novio", se justifica este sibilino amante de las patatas fritas y las hamburguesas, para añadir: "¿Sabes que es lo mejor de San Valentín?... Que no hace falta ser un príncipe azul para ponerte morado. Y ahora necesito bacon... No, necesito una birra doble".


    "Prefieres a Catherine Bach antes que a Jessica Simpson?", inquiere el a veces inocente Sam al simpático bandarra que encarna Dean. "Qué le den a Jessica! Desde los 7 años sueño con Daisy Duke (personaje más que sensual de una serie de finales de los 70, interpretado por la propia Bach, que ahora tiene 62 años de edad)".     

En el capítulo 14 está Lucifer jugando a marcianitos con el ordenador de los hermanos cazadores, y Dean le pregunta a Sam: "¿Te has acabado el café?" "Qué quieres que beba? Birra a las doce de la mañana?"


    Hay escenas míticas, por ejemplo, cuando Dios, que adopta el cuerpo de Chuck, el guionista, echa la siesta en la guarida de los Winchester, se infla a donuts y usa el batín de Dean.

    O cuando Chuck-Dios está embobado viendo juegos de ordenador o tocando música country. "Qué mal canta Dios el folk", dice Dean entre risas.

    Pese a los 200 capítulos que habré visto ya desde el inicio de esta genial saga de los jóvenes, intrépidos, divertidos e inmisericordes cazadores de monstruos, demonios, vampiros, hombres lobo y espíritus, hermanos Winchester, la 11ª temporada no deja de sorprenderme.


    En esta caso hay que combatir a Las Tinieblas, que escapan del control de Dios, y empiezan a esparcirse por la Tierra en forma de una niña inocente que crece a base de zamparse almas humanas y de demonios.

    Con un Castiel (muy bueno Misha Collins) recuperado, Dean y Sam Winchester pelearán con un enemigo más que terrible, asociado al siempre oscuro, ácido y poco fiable Crowley, rey del Infierno, interpretado a la perfección por Mark Sheppard.


    El cuatro capítulo de esta temporada es uno de los mejores de la saga. Se titula 'Bebé' y cuenta con al menos tres escenas genialmente filmadas, desternillantes a la vez que sangrientas en grado sumo. Espectacular.

    Como también lo es el sexto capítulo donde la mujer de Las Tinieblas, siendo aún una adolescente, se rebela del yugo de Crowly y toma el mando.


    El quinto capítulo también es de nivel superior. El pobre cazador de espíritus del pueblo, gordito y virginal, que se queda sin alma, protagoniza una trama de órdago.

    Impresionante el reencuentro entre el ángel Cas y el ex escriba de Dios Metatrón reconvertido en intrépido reportero de sucesos.

    En definitiva, Sobrenatural (Supernatural) regresa con todo su arsenal, sus guiños, sus guiones entre surrealistas y humorísticos al límite, y con aventuras de auténticos cazadores.

lunes, 10 de octubre de 2016

'El marginal': muy buena y cruda

    
    'El marginal' es una serie potente y poderosa. Centrada en la investigación de un agente de paisano en una dura cárcel argentina, es la perfecta muestra de serie policial, carcelaria y sobre los peores criminales.

    La fotografía es espectacular, hay acción, hay escenas duras, la trama se las trae... En un producto muy bien trabajado con enormes actores.


    El ex agente reclutado (Miguel Palaciospara una misión casi suicida encarna a la perfección al tío duro carcelario, interpretado de manera genial por el justo, pero pendenciero Juan Minujin.

    Muy bueno es el papel del capo que controla la tétrica prisión bonaerense Borges (Claudio Rissi) con un parecido físico casi exacto a José Mújica, ex presidente de Uruguay. 


    El enano, Pedro, un quinqui que vive en la villa cochambrosa dentro del penal, es otro hallazgo. Enorme Brian Bulley en el papel de un preso de pequeña estatura, pero infinita mala leche. Además, se encarga de varias escenas más que cómicas. Un crack! 

    Nicolás Furtado, que da vida a Juan Pablo 'Diosito' Borges, drogata hermano del capo Borges también está que se sale. 


    Podría haber sido más dura. Pero así está bien. Corrupción, mafia, policías comprados, jueces quinquis y una fauna carcelaria digna de una pesadilla de Dante son los mimbres de una serie de altura, que mantiene la tensión en todo momento, y que no sabes por dónde avanzará.

    El suspense y el misterio dominan la situación junto a una vida carcelaria dura y penosa.

    Muy recomendable. Llegas a la conclusión de que nadie que ingresa en un penal se rehabilita y menos si el encierro es en uyn lugar es tan cochambroso como este.

    PD: A los españoles nos costará entender algunos giros y jerga argentina, lo que no dificulta para nada la comprensión de la serie. El hilo se sigue sin problemas.

viernes, 7 de octubre de 2016

'Luke Cage': entretenida, pero tópica

    
    No es mal actor, pero Mike Colter cansa. A veces es demasiado poco expresivo, tipo Chuck Norris, y otras, cuando intenta transmitir dolor intenso, es como el malo de Van Damme.

    La historia no es mala, pero no es demasiado original. Todo el mundo se ríe de los policías y hay malos que ya no son malos porque atienden a los jóvenes descarriados de Harlem, y malos que eran muy malos y tontos, y ahora son malísimos y listos.


    Tampoco entiendo de dónde procede el cuerpo de acero de Luke porque aparecen imágenes de cuándo en la cárcel le dan palizas de muerte.

    Entretiene, pero le falta ritmo, alma y algo más oscuro. Demasiados tópicos de serie de héroes contra mafiosos. No aporta nada. Más de lo mismo.

    Héroes que no quiere serlo, que se debate en una lucha constante con su conciencia, pero que luego ve como los malos matan a su amigo, y que se revuelve contra los malos... 

    PD: Muy buenos los papeles de Cornell 'Cottonmouth' Stoker (Mahershala Ali) y el de la inspectora Misty Knigth (Simone Missick).

jueves, 29 de septiembre de 2016

'American odyssey': lo más interesante, el capítulo piloto

    El primer capítulo, el piloto, de 'American odyssey' atrae con fuerza ante la pantalla. La conjura que acaba con un comando de élite estadounidense en Mali es demasiado oscura y poderosa como para absorber el interés del espectador.

    La única superviviente de la emboscada en el desierto, una sargento que se ha hecho con una prueba de que las grandes empresas norteamericanas financian a Al Qaeda, las pasará más que canutas para sobrevivir. Ciertamente, Anna Friel está más que bien dando vida a la sto. Odelle Ballard.

    Al mismo tiempo, el movimiento 'Occupy Wall Street' lucha contra los poderosos, a la vez que denuncian la conspiración de su propio Gobierno en Mali y señalan que la soldado sobrevivió. Su dirigente es un niño bien metido a rebelde.

    Paralelamente, un exfiscal de distrito, metido a alto ejecutivo de una empresa de las que cambalachea con los yihadistas, investiga este sucio asunto.

    La serie se deja ver. Pero es más de lo mismo, típica creación televisiva sobre teorías de la conspiración, conjuras e intereses ocultos.

    Si al tercer capítulo te has enganchado, es que es tu serie. Si no, mejor ve a ver otra más interesante o, al menos, algo más original.

lunes, 5 de septiembre de 2016

'12 Monos': muy entretenida y cargada de misterio

    '12 Monos' es una serie que engancha. Interesante por su forma y fondo, aunque en el capítulo cuatro ya estés hasta los mondongos de tanto viaje en el tiempo.

    Basada en la película del mismo título, dirigida por Terry Gilliam (Monty Python) y protagonizada por Bruce Willis, la serie es tan o más buena.

    Ciencia ficción y oscuras tramas en grado sumo. Se trata de que un viajero en el tiempo, procedente del año 2043, pueda localizar en 2016 un virus y destruirlo. Si no, el enigmático Ejército de los 12 Monos lo liberará por los cinco continentes provocando, en solo dos horas, la muerte de 7.000 millones de personas.

    Es una serie que mantiene la tensión y el misterio en todo momento. Aunque, como ya he dicho, tanto viaje en el tiempo cansa un poco. Y es normal porque se trata de alargar como chicle una película ya clásica, en forma de bastantes capítulos.

    Sobrevuela en el ambiente la pregunta de quiénes son realmente los '12 Monos'. Entre medias, se mezclan operaciones de la CIA, pandemias en Haití, conjuras en el Senado de EEUU y la vida en el futuro, en un mundo a lo 'Mad max', del protagonista y viajero intertemporal, James Cole (un muy buen Aaron Stanford). Igualmente, se sale la bailarina y preciosa actriz Amanda Schull que interpreta a la doctora Cassandra 'Cassy' Railly

    Emily Hampshire, que hace de la loca Jennifer Goines, también se sale. El viejo altísimo, jefecillo de los malos, que mete miedo miedísimo a todo el mundo, es otro de los destacados: Tom Noonan hace de 'El hombre pálido'. 

    Muy entretenida. Hay que verla. Se disfruta de los giros del tiempo, del juego con el pasado y el futuro, hay misterio a raudales, y queremos saber quiénes son los malos, por qué quieren acabar con la humanidad, y si lo lograrán en su segundo intento.

miércoles, 31 de agosto de 2016

'The Hunger' (El ansia), de Tony y Ridley Scott: tremenda y extraña

    Esta serie es extraña. Los capítulos se centran en lo sobrenatural. Todo muy raro. Es más propio de George A. Romero, John Landis o el maestrísimo Dario Argento que de Tony y Ridley Scott.

    Los hermanos, responsables de Top Gun, Alien, Blade runer o Amor a quemarropa, son los productores de esta serie inclasificable que nos toca en lo más profundo. Porque las historias, alguna tremebunda y otra tocada de humor, se dirigen a lo más oscuro del ser humano.

    Terror y fantasía se dan la mano en 'The Hunger'. Me encanta el tercer capítulo de la primera temporada, dirigido por Russell Mulcahy, responsable de la magistral 'Los inmortales'. Es una historia de terror clásico en el que el diablo y una terrible criatura juegan con los hombres de un pueblo turístico.


    Tampoco está nada mal el capítulo 'Ménage à trois' en el que aparece Daniel Craig, un artista con un final nada esperado, que vive con una excéntrica y rica enferma y su enfermera, la preciosa e inquietante Lena Heady (Cersei Lannister en Juego de Tronos).

    O el divertidísimo primer capítulo de la segunda temporada, en la que un inocente vampiro, debe ganarse los galones ante la procaz mirada de su supervisora.

    'Las espadas' cuenta una historia entre romántica y tétrica en la que aparece el bellezón de Amanda Ryan.

    'La cara de Helene Bournouw' es una pieza maestra del misterio. Una atractiva mujer provoca el suicidio de sus amantes tras abandonarlos. Todos ellos son ricos y poderosos. Investiga el caso el periodista de segunda fila interpretado por Stephen McHattie.

    'Habitación 17' es uno de los mejores capítulos de terror fantástico. No deja indiferente. Te golpea en pleno estómago. Una historia delirante con sexo, asesinatos y misterio. Genial Curtis Armstrong el malvadísimo Metatrón de la espectacular 'Sobrenatural'.   

En definitiva, es una serie apropiada para los amantes de clásicos como 'La dimensión desconocida' o de películas de la Hammer protagonizadas por el inefable Peter Cushing.

    Una rareza que te hace pasar un rato inquieto. Algo diferente y terrorífico.

jueves, 25 de agosto de 2016

'Scream': muy disparatada y entretenida

       
    'Scream' es un peliculón. La serie de Netflix es muy divertida, muy amena. Se ve con deleite -aunque no es una obra maestra- a la espera de conocer la identidad del asesino de la máscara, el cuchillako y la sotana.

    Los niños pijos y repipis de Lakewood empiezan a caer como moscas. Hay más bajas que en la toma de Guadalcanal. Y alguno se merecería un escarmiento por malo, ricachón y redicho. Pero no ser masacrado por la cosechadora de papá, por ejemplo.


    También hay alumnos del instituto (alguno hizo la mili hace años y seguro que hasta tiene hijos) buenos y listos, pero son los frikis, los apestados. Al final, pijos y mataíllos deberán unirse para defenderse del asesino de la máscara.

    La serie tiene humor (hay chistes malos muy buenos), acción, misterio, sangre, ritmo, etc. Es muy chisposa y divertida. Aunque al final se alarga demasiado, como si el chicle fuera Trident y no un simple sugus de frutos secos asiático. Se nota que los guionistas han aprovechado todo el potencial de la película.


    Además, el genio de Wes Craven pulula en el apartado de producción y eso ya es síntoma de calidad y entretenimiento. Vale la pena verla.

    Nota: Como en toda serie norteamericana de instituto, los alumnos superan los 25 años, las chicas son flacas y culonas, los chicos cachas y ninguno de ellos estudia en ningún momento.

lunes, 15 de agosto de 2016

'Scorpion': el despiporre

    Mira que el piloto es algo deslavazado, estresante y que chirría, pero la serie es un despiporre.

    Es cierto que en algunos casos parecen los 'hijos de MacGyver' y en otros los hermanos lelos de 'Big bang theory', pero el resultado de 'Scorpion' es más que bueno.

    Los casos que se plantean a este grupo de frikis con un coeficiente intelectual de 190 -unos genios totales- son originales, no agotan y se cierran con ingenio. No aburren. Sus aventuras te dejan adherido al cuero del sillón orejero.


    El líder Walter O'Brien (Elyes Gabel) es el mayor genio que ha dado la humanidad tras Einstein. Ni que decir tiene que lo detuvieron en la campiña irlandesa a los ocho años de edad por bajarse los planos de la NASA porque quería tenerlos como pósters en su habitación.

    El loquero Toby Curtis (Eddie Caye Thomas) es un experto en informática, ludópata y algo macarra. Eso sí, a la hora de la verdad no falla y se deja la piel por el grupo. Aporta el punto del 'loco Murdock' en 'El Equipo A'.

    La calculadora humana Sylvester Dodd (Ari Stidham) es el gordito al que toda la vida han caneado en el cole y que en este grupo se convierte en un héroe pese a su trastorno obsesivo compulsivo y su miedo a volar. Es el prudente.

    La mecánica Happy Quinn (Jadyn Wong) aporta la mala leche del grupo como si fuera la copia de MA Barracus. Es activa, ingeniosa y un prodigio. Si hay que canear a alguien, es la más indicada. Hasta se atreve con los rudos marines.


    También destaca la bella camarera Paige Dineen (Katharine McPhee), la única normal del grupo de mentes privilegiadas, que hace de relaciones públicas. Ya se sabe que los genios no son poco doctos en las relaciones humanas.

    Cierra la tropa el agente de la NSA Cabe Gallo (Robert Patrick) el cyborg malo de Terminator II. Aporta su pequeña mala baba, repleta de cariño de padre con respecto a los frikis. De él nace la idea de este súper grupo de mentes prodigio enfocadas a la resolución de los problemas más terribles de la humanidad.

    La serie divierte, entretiene y no agota. El argumento, aunque no es totalmente original, sí cuenta con problemas y aventuras de primer nivel. Mola!!!

domingo, 14 de agosto de 2016

'Marcella': tensión permanente

    Tensión, suspense y misterio en este thriller que no se puede dejar de ver. De una tacada hay que visionar los ocho capítulos como es el caso de esta serie de calidad superior.

    No hay manera de descubrir quién es el asesino en serie que, imitando unos crímenes de diez años atrás, está asolando Londres con terribles muertes.

    La investigadora Marcella Backland (genial Anna Frield) es un personaje más que atractivo. Con un marido asesor urbanístico que la abandona, pero  no la acaba de abandonar, metido en tramas corruptas, y una hija muerta a los siete años, Marcella es un ciclón. 

    Violenta, a la vez que terriblemente inteligente, es una amante de la cerveza que sufre de enormes amnesias en los períodos de mayor estrés. Unos lapsos que hacen sospechar de la posible comisión de delitos.

    El ambiente, entre marginal y de las élites del país, domina una trama bastante bien trabajada que se subdivide en pequeñas historias que hacen más interesante este drama policial.

    Es una serie que vale la pena. Con suspense total, violencia, corrupción y un asesino en serie inmisericorde que podría ser cualquiera.

    Muy entretenida. De notable alto. Los capítulos se ven con ansiedad y de una sentada. 

    El personaje principal, el de la inspectora es poderoso. Los malos también son muy atractivos. A la vez que las historias entre el hijastro de la todopoderosa propietaria de la constructora (Henry Ginson) y una pareja gay, lo mismo que entre la policía y su marido urbanista, y la detective y el excriminal Peter Cullen.

lunes, 25 de julio de 2016

'Expediente X', 10ª temporada: decepcionante

    Con lo que me enganchaba 'Expediente X', el regreso de Mulder y Scully 14 años después ha supuesto una enorme decepción.

    Los agentes Fox (David Duchovny) y Dana (Gillian Anderson) están viejunos. El argumento es aún más viejuno. Hasta el tercer capítulo de esta 10ª temporada es de vergüenza ajena. Porque lo que entre 1993 y 2002 era frescura, imaginación e ingenio se ha transformado en risa tonta, previsibilidad y torpeza.

    Mejor haber dejado a los dos mejores agentes de la historia, en investigaciones paranormales, en el mundo ovni y en las conspiraciones gubernamentales, congelados en el perfecto imaginario popular donde quedaron hace 14 años, en su santuario del 'Expediente X' más genuino y auténtico.

    Falta originalidad y sobra más de lo mismo. No engancha. Ayer me dormí frente a tanta chorrada en grado sumo.

     La 10ª temporada es aburrida, sin alicientes, sin novedades... como una continuación en serie B de lo que fue una potentísima serie A. A veces es mejor no resucitar a los muertos porque estos suelen oler.

lunes, 18 de julio de 2016

'Stranger things': cóctail explosivo de 'It' y 'Stand by me' de Stephen King y 'Los Goonies' de Spielberg

    La serie 'Stranger things' es adictiva. Es una mezcla -más bien un cóctail explosivo- integrada por porciones del libro -y película- 'It' de Stephen King y la maravillosa adaptación cinematográfica de la melancólica, nostálgica y terrorífica 'Stand by me' (Cuenta conmigo). 

    A todo ello hay que añadirle el más puro aroma ochentero de esa obra maestra, repleta de aventuras, amistad y nostalgia, llamada 'Los Goonies', producida por Steven Spielberg. Una obra maestra de la cinematografía, poderosa donde las haya, al nivel de 'El Club de los Poetas Muertos'. Rabia, hermanda, sentimientos...


    Ambientada en el año 1983, con banda sonora de la época y bajo la égida de 'Risky business', con Tom Cruise a un escalón de la celebradísima 'Top gun', 'Stranger things' es la epopeya de cuatro amigos de 12-13 años que viven en un pueblo perdido de Indiana.

    Allí, deberán investigar la extraña desaparición de uno de ellos, Will Byers, en colaboración con el sheriff borrachuzo y pendenciero Jim Hopper (un excelente David Harbour) y la madre del desparecido, Joyce Byers (lo peor de la serie es la inaguantable sobreactuación desaforada, histriónica y exasperante de Winona Ryder).


    Mención aparte al aterrador Doctor Martin Brenner (Matthew Modine) y a la no menos terrorífica -a la vez que desvalida y abusada- niña con poderes Once o C. (Millie Bobby Brown).

    El terror es la parte principal de esta serie imprescindible. Como 'Los Goonies', está protagonizada por niños, pero no es para estos, sino para adultos acostumbrados a la horripilantes películas y libros del maestro King.


    Mucha acción, ciencia ficción y miedo -con hechos sobrenaturales, llegados de otra dimensión- dominan los ocho capítulos de la primera temporada. Muy buena. Excelente. Para gozar. La lucha entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad es épica.